google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: IU presenta sus propuestas sobre democracia participativa Google+

15 de mayo de 2015

IU presenta sus propuestas sobre democracia participativa

Propuestas y análisis de IU

Vivimos en un sistema que llamamos democracia, es decir el poder es del pueblo, de la gente,  sin embargo y sorprendentemente la materia que exactamente se refiere al centro de la democracia, la participación de los ciudadanos y ciudadanas  en las decisiones públicas, brilla por su ausencia.

Especialmente los municipios se caracterizan - en comparación con otros sectores de la política - por la proximidad de las instituciones y los ciudadanos y, en consecuencia, en el espacio local  debería darse  con naturalidad una democracia de cercanía, con decisiones directas, consultas permanentes, caminos serios para lanzar propuestas...

Pero no es así.

En la política se conoce hasta la saciedad el discurso de las buenas intenciones, qué hay que hacer o qué se debe hacer…. Pocas materias han sido tan maltratadas como el tema de la participación, la democracia participativa o el control que puede y debe ejercer la gente en las administraciones, mediante, por ejemplo, auditorias públicas. Maltratadas en el sentido de prometer mucho y cumplir muy poco.

Un ejemplo entre muchos es la última edición del “Reglamento de participación ciudadana” del 2012 presentado por la todavía alcaldesa Rosa Valdeón que está tocando la dulzaina de la importancia de la participación: “un instrumento fundamental para fortalecer los valores democráticos…” dice. Je, je, je.. Música celestial.

Creo que este afán de prometer o de expresar meras intenciones, de pedir la participación que observamos en todo tipo de niveles de la legislación, empezando con la constitución de 1978, “Ley de Régimen Local” del 1985, “Reglamento de Organización de las entidades Locales” de 1986, es la expresión de algo que ha quedado pendiente, una asignatura que se solía dejar para septiembre y así hasta hoy. 

¿Por qué? Tal vez se acumula una buena ración de mala conciencia o de mala intención en frases como “Profundizar en la extensión de la participación ciudadana como fórmula más democrática para desarrollar la gestión local” (“Reglamento de participación ciudadana” de 2012): mala conciencia porque se conoce perfectamente la preocupante deficiencia democrática de la vida política de nuestra sociedad y mala intención porque es evidente que no quiere realizarse y se conoce muy bien quién se beneficia de ello.  

La frustración y el desinterés en la materia de participación tiene una razón clara y profunda: se deben a una práctica política que al final poco tiene que ver con el esfuerzo de facilitar a nosotros, los ciudadanos o a la gente realmente una vida feliz, seguro, con la garantía de satisfacer las necesidades básicas, como sanidad, alimentación, trabajo  etc. Claro, donde el vecino, la gente no es objetivo o fin del  de la política, por ejemplo –invertir dinero en la sanidad pública en la construcción de un nuevo hospital que sin embargo no dispone después del presupuesto para realizar un funcionamiento adecuado, se ahorra en camas y atención…. (todo eso beneficia a ciertos sectores) lo mismo se puede decir de un teatro, el Ramos Carrión que al final no tiene dinero para una programación que legitimaría esa inversión – donde no es objetivo final de la política, entonces cómo y por qué debe o va a participar el ciudadano?

Solamente si los fines políticos se dirigen hacia la gente, existe una voluntad de participación seria, sin mala conciencia. Y es entonces cuando  también la gente percibe que tiene la obligación de participar en el diseño de su realidad, su vida y sus posibilidades.

¿Qué hacemos entonces? No se puede hacer nada mientras no cambie todo? No es así. Siempre hay posibilidades de aumentar el protagonismo de la sociedad civil, incluir a la gente en las decisiones, escuchar su opinión, crear o abrir caminos para ejercer el derecho de pronunciarse, de opinar en  los gremios, crear consejos donde se participe, asambleas  ect, de manera real y efectiva, no simulacros de participación.

Es importante empezar a crear una cultura de participación, que se alimente entre otras cosas de procedimientos tan básicos como informar exhaustivamente a los vecinos de un barrio sobre las intervenciones que se prevén o que están en planificación (P.e.: la margen izquierda del Duero, nadie habló realmente con los vecinos que son buenos conocedores de su zona... )

Solamente si se toma en serio a la gente, habrá una posibilidad de participar de manera seria. Un punto muy importante es también la forma de cómo organizar, legislar la participación, el marco de leyes y normas, la transparencia en los caminos de la transmisión y la comunicación por ejemplo entre las Asociaciones de Vecinos y el Ayuntamiento, es decir aclarar los criterios y los argumentos de porqué una cosa que se pide se realiza y otras no….

Hoy sin embargo  existe a nuestro alrededor  una cerrada  red de intereses y clientelismos que empañan las  relaciones y las decisiones toman caminos nebulosos entre reglamentos y intereses políticos.

IU propone como medidas inmediatas agotar las posibilidades del reglamento actual, es decir por ejemplo, poner en práctica de verdad los consejos sectoriales y territoriales …

Además se proponen los siguientes medidas:

Iniciativa Municipal Ciudadana para llevar al Pleno propuestas avaladas con un 3% del Censo (actualmente es el 10%).

Presupuestos participativos en cuanto a la inversión (el20% del total de la inversión ladecidirán los barrios, para lo que se creará un Reglamento que regule el proceso).

Consulta ciudadana en la elaboración de los Presupuestos.

Consejos de Distrito (por barrios) y Sectoriales (por temas) como elementos básicos de la Participación Ciudadana.

Separar actos y declaraciones políticas de ceremonias religiosas.

Puesta en común de las Ordenanzas Fiscales con representación de la ciudadanía, organizaciones sociales, vecinos, sindicatos y empresariado, constituyendo un Consejo Económico y Social de ámbito local.

Referendos sobre temas de interés ciudadano. Promover la participación colectiva e individual de la ciudadanía en los plenos municipales

Creación de centros cívicos. Para lo cual se gestionará con la administración provincial, autonómica y estatal la cesión de uso de aquellos edificios de su propiedad que carecen de uso actual.