google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: La diputación pretende incumplir la ley de haciendas locales en la gestión de los caminos rurales del año 2015 Google+

12 de diciembre de 2016

La diputación pretende incumplir la ley de haciendas locales en la gestión de los caminos rurales del año 2015

Se pone en riesgo una inversión de 3.885.144 euros en 11 caminos propiedad de 19 municipios

La diputación lleva a la comisión de obras y medio ambiente convocada para mañana, lunes 12 de diciembre a las 9 horas, la ampliación del plazo  de ejecución de la convocatoria anticipada para “acondicionamiento y refuerzo de caminos municipales cuya capa de rodadura esté compuesta por materiales bituminosos” del año 2015.

El expediente ha sido desde el inicio objeto de irregularidades administrativas advertidas por los servicios de intervención, sin que hayan sido tenidas en cuenta, lo que ha llevado al absurdo de “aprobar” las inversiones en caminos dos veces: antes y después de tener crédito presupuestario para hacerlo.

Como consecuencia de retrasos e irregularidades, en este momento la inversión en los caminos no se ha llevado a cabo, por lo que es imposible cumplir los plazos que establece la ley, y que finalizan el 31 de diciembre del año 2016.

Según el INFORME DE INTERVENCIÓN se trata de una inversión de las denominadas "financieramente sostenibles”, financiadas con superávit presupuestario, y por ello se deben cumplir los requisitos recogidos en la disposición final primera del RD 2/2014 de 21 de febrero, por el que se modifica el TRLHL (Ley de Haciendas Locales), que incluye en el apartado 5 de la Disposición Adicional 16 lo siguiente:

“La iniciación del correspondiente expediente de gasto y el reconocimiento de la totalidad de las obligaciones derivadas de la inversión ejecutada se deberá realizar por parte de la Corporación Local antes de la finalización del ejercicio de aplicación de la dis. adic. sexta  de la LO 2/2012. No obstante en el supuesto de que un proyecto de inversión no pueda ejecutarse íntegramente en 2015, la parte restante del gasto comprometido en 2015 se podrá reconocer en el ejercicio 2016, financiándose con cargo al remanente de tesorería de 2015 que quedará afectado a ese fin por ese importe restante y la entidad local no podrá incurrir en déficit al final del ejercicio 2016””.

La conclusión de la intervención es tajante:
“Se aplicará por tanto esta legislación al ejercicio actual con el ajuste de años correspondiente. En este caso resulta imposible el cumplimiento de tales exigencias de ejecución de las obras dentro del año”.

Esta imposibilidad viene determinada porque, según Informe del  Servicio de obras, a fecha de 29 de noviembre “aún no se ha iniciado su contratación y a la vista de las fechas en las que nos encontramos es imposible su adjudicación y ejecución dentro del plazo marcado en la convocatoria”.

La misma Ley Orgánica 2/2012, recoge en el punto 7:

“ Sin perjuicio de los efectos que puedan derivarse de la aplicación de la normativa de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, si el informe del interventor de la Corporación Local al que se refiere el apartado anterior fuera desfavorable, el interventor lo remitirá al órgano competente de la Administración pública que tenga atribuida la tutela financiera de la Corporación Local.”

Desde el Grupo de IU consideramos que la Diputación ha realizado una gestión nefasta del arreglo de los caminos rurales desde el inicio, bordeando la ley y el sentido común, y por ello en este momento pretende levantar el reparo de la Intervención para seguir adelante.

Lo que corresponde, a nuestro criterio, es volver a la senda de la legalidad asesorándose por los Técnicos de la Institución para poder llevar a cabo la inversión sin incumplir la ley.

Total, después de dos años de retraso y pese al mal estado de los caminos rurales, bien se puede esperar algo más y hacer las cosas bien, antes de incumplir la ley y obligar a la Intervención a remitir al órgano fiscalizador competente su informe desfavorable.

Mejor “ponerse una vez rojo que ciento amarillo”.