google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: Reflexiones de Christoph Strieder sobre el turismo y las instituciones en FITUR 2016 Google+

25 de enero de 2016

Reflexiones de Christoph Strieder sobre el turismo y las instituciones en FITUR 2016

De vuelta de ese gran supermercado del turismo que es FITUR, una de las ferias internacionales más importantes del sector que cada año se celebra en Madrid, y en la que todos estamos interesados en participar, me parece importante compartir con los ciudadanos algunas reflexiones que nos permitan aclarar y tal vez mejorar el lugar que ocupa actualmente en ese complejo entramado del mercado turístico una pequeña ciudad de provincias como Zamora que, por cierto, tiene mucho que ofrecer y mostrar a los viajeros del mundo.

La feria en cuestión, a la que he acudido como responsable de la concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Zamora, constituye un extenso tejido de negocios, intereses, búsqueda de posibilidades...,  donde se pueden ver diferentes niveles de representación,  tanto de las numerosas empresas del sector, que cada día amplían más sus propuestas comerciales con nuevas e imaginativas ofertas , como de las instituciones públicas que representan los destinos, es decir, los municipios, provincias y comunidades autónomas españolas, así como las distintas ciudades y países del mundo.

En ese contexto expositivo,  donde la máxima de ver y ser visto domina las actuaciones de cada cual, especialmente en la búsqueda de imágenes, titulares y fotos para la representación mediática, esta concejalía ha intentado introducir a Zamora en los circuitos de las ciudades de congresos, aprovechando que  el ayuntamiento es miembro de la Spain Convention Bureau, una asociación de ciudades y provincias sin ánimo de lucro creada para la organización de reuniones y eventos.

Con ese objetivo acudimos a la feria, ofreciendo todos los recursos con que cuenta esta ciudad, que no son pocos, y  contando para ello con la colaboración de la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes de Castilla y León, como ya se ha dado a conocer, y el apoyo de la Junta de Castilla y León que pone a disposición de cada provincia el espacio expositivo en la FITUR, y que en el caso de Zamora es gestionado por el Patronato de Turismo de la Diputación, donde están representados los sectores turísticos e institucionales de Zamora.

Para mi sorpresa éste resultó ser el mayor de los problemas con que nos hemos encontrado, ya que el responsable del Patronato, a pesar de la gran colaboración que prestan sus técnicos durante la feria, ha impedido desde el principio que la presencia de Zamora en FITUR fuera compacta y unida, debidamente organizada con anterioridad y con la presencia de todos los que deben participar en ella. Esto significa  que la fase de preparación de una acción exterior de importancia como es la FITUR, debería ser objeto de una mayor dedicación,  haciendo un esfuerzo en incorporar a todos los sectores que pueden y deben participar: la hostelería, el ámbito cultural y museístico de la ciudad y provincia, la Semana Santa y cuantos colectivos tienen algo que aportar, y presentando una propuesta conjunta en la que las instituciones y entidades privadas  aparezcan unidas como una piña en la promoción de un recurso económico tan importante para todos como es el turismo.  

Por el contrario, la actitud mostrada por el diputado responsable del Patronato de Turismo, José Luis Prieto Calderón, ha estado cargada de acritud y de oscurantismo, primero no convocando ni una sola reunión previa a la feria, que podría haber permitido preparar y distribuir los contactos para trabajar más eficazmente;  después criticando en cada momento cualquier acción que se realizara fuera de su control, como la inclusión del Teatro Ramos Carrión en un folleto meramente informativo editado por el Ayuntamiento, en el que se le menciona como un recurso más de la ciudad donde realizar congresos; e incluso  tratando de impedir la entrada a este concejal en la reunión que el Patronato había convocado en un hotel madrileño con algunas empresas zamoranas y turoperadores.

Tal actitud irresponsable demuestra una posición sectaria y patrimonial de la representación pública, demostrando una ausencia de respeto a los demás representantes de los ciudadanos difícil de explicar en un Estado democrático. Por otra parte ese modo excluyente de abordar la política del turismo resulta sin lugar a dudas un error estratégico que solo perjudica a los ciudadanos y a las empresas zamoranas.

Así pues, quiero pensar que en el futuro ese estilo de trabajo, por llamarlo de algún modo, se transforme en una actividad más sosegada y efectiva, que permita lograr la coparticipación de todos: instituciones, empresas y ciudadanos. En el caso del turismo resulta especialmente necesario, porque las cifras de visitantes y pernoctaciones del último año demuestran que Zamora es la única provincia de la región que ha bajado en número de turistas y que, por tanto, lo único que se puede hacer es trabajar juntos en conseguir mejores resultados.

El tiempo político actual aconseja también aprender y practicar el arte de la colaboración y de los pactos, y al viajero, por su parte, no le preocupa nada más que obtener una buena experiencia de su visita a esta ciudad o provincia, sin importarle cómo y quién esté detrás de la organización. Por tanto, creo que las instituciones debemos estar a la altura de lo que demanda el sentido común y los ciudadanos y aprovechar todos los recursos a nuestro alcance para mejorar el posicionamiento de Zamora en el complejo y competitivo mercado del turismo. 

Christoph Strieder
Concejal de Turismo del Ayuntamiento de Zamora