google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: Moción para el apoyo de la Diputación Provincial a las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales Google+

28 de septiembre de 2015

Moción para el apoyo de la Diputación Provincial a las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales

El Grupo de Izquierda Unida en la Diputación de  Zamora, al amparo del Reglamento Orgánico y la legislación vigente, presenta para su debate y aprobación por el Pleno del mes de octubre la siguiente MOCIÓN:

Para el apoyo de la diputación provincial de Zamora a las brigadas de refuerzo de incendios forestales

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Después de más de un año de movilizaciones y quejas por sus condiciones laborales, las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales han estado en huelga en las 10 bases repartidas por distintos territorios del Estado, los días 15, 16 y 17 de julio. Y al no haber obtenido respuesta, han entrado en paro indefinido.

Durante la huelga, los servicios mínimos han sido recurridos por las y los trabajadores al entender que son abusivos, como en otras ocasiones en las que han ganado el recurso. De hecho, a técnicos, emisoristas, y capataces se les impuso un servicio mínimo del 100% como si estuvieran trabajando en un servicio de emergencias, cuando no fue así. 

Las BRIF se crearon en 1992 como un apoyo a los territorios en los grandes incendios estivales. Dependen del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) y son gestionadas a través de la empresa TRAGSA. 

Las principales reivindicaciones que han llevado a esta situación son:

1. Que se configure y defina la categoría profesional de Bombero Forestal.

2. Una mejora de las condiciones laborales acordes con los riesgos que deben asumir.

3. La creación de una segunda actividad para evitar que las y los trabajadores de mayor edad o quienes han sufrido una lesión sean expulsados de las Brigadas.

Todo ello en un sector fundamental en la creación de empleo no deslocalizado, con salarios entre 800 y 900 euros para un trabajo de alta peligrosidad que requiere un reconocimiento profesional para sus trabajadores. 

Tras los últimos incendios de este verano, el debate sobre las precarias condiciones en las que trabajan las BRIF y la mala gestión de la recortada política de prevención de incendios ha aparecido con fuerza en la opinión pública, a pesar de que las y los bomberos forestales llevan meses denunciando su crítica situación.