google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: El contrato de ayuda a domicilio continuará prestándose por Eulen por decreto a pesar de estar anulado por sentencia firme desde diciembre de 2013 Google+

12 de diciembre de 2014

El contrato de ayuda a domicilio continuará prestándose por Eulen por decreto a pesar de estar anulado por sentencia firme desde diciembre de 2013

Recientemente se ha emitido un Decreto avocando competencias de la Junta de Gobierno por el que se obliga a la empresa concesionaria de la Ayunda a domicilio (Eulen) a seguir prestando el servicio hasta la nueva adjudicación.El contrato fue anulado por Sentencia del Tribunal Superior de Justicia el 12 de diciembre de 2013. La prestación del servicio comenzó el 5 de noviembre de 2010 y se prorrogaba año por año hasta un máximo de 5.

La Sentencia de anulación del contrato, que obligaba a adjudicárselo a la empresa (Clece), provocó una indemnización sobre esta empresa de 60.000€, recurrida por insuficiente. En todo caso, y puesto que el Equipo de Gobierno ya anunció que no daría el servicio a la empresa que decía el Juzgado, anunció a principios de 2014 la inmediata licitación del servicio de ayuda a domicilio.

Sin embargo, después de transcurrido un año, y cuando el 5 de noviembre debería estar ya otra empresa concesionaria, y puesto que tampoco se puede prorrogar con Eulen por estar anulado, la Alcaldesa de Zamora lo que hace es echar mano de la cláusula de salvaguarda que tienen todos los contratos de servicios públicos para que se sigan prestando hasta nueva licitación.

En definitiva, pasa también a estar en tierra de nadie, sin contrato y provocando continuas llamadas al orden del servicio de Intervención.

Como denunció el Grupo de IU hace tiempo, la Alcaldesa hace años que se marchó del Ayuntamiento y abandonó completamente todos los temas municipales. La ayuda a domicilio presta servicio a unos 400 usuarios y da trabajo a muchas docenas de trabajadores. Mantener esta situación de indefinición es totalmente negativo para todas las partes en un contrato que supera con creces el millón de euros.

El hecho de que se haga por Decreto, avocando competencias, y no por Junta de Gobierno, que es el órgano sobre el que se delegó el servicio, significa que la Alcaldesa no quiere dar explicaciones públicas sobre este tema. 

Por último añadir que la concesionaria de la ORA, que lleva también prestando el servicio, anulado por Sentencia, y por imposición del Pleno 8 años (¡), ha acudido al Juzgado para deshacerse de la prestación del servicio y reclamando cantidades millonarias.

La situación es insostenible y agónica. Quedan 6 meses para las elecciones. Pero es insostenible que la Alcaldesa haya tirado la toalla desentendiéndose de todos los asuntos. El pueblo de Zamora le deberá pasar factura