google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: Manifiesto de la Coordinadora de las Marchas de la Dignidad de Zamora Google+

29 de noviembre de 2014

Manifiesto de la Coordinadora de las Marchas de la Dignidad de Zamora

Hoy salimos a la calle  porque estamos ante una situación extremadamente difícil, de emergencia social, que nos convoca a dar respuesta colectiva de la mayoría social, de los trabajadores.

Una situación que en provincias como Zamora se acrecenta llevándonos inexorablemente al abandono de nuestros pueblos, a la perdida de población... a la emigración.

Miles de trabajadores se encuentran sin empleo o en condiciones de precariedad. El trabajo ya no garantiza el derecho a una vida digna

Familias perdiendo su casa y abocados a la exclusión social, mientras hay miles cerradas en manos de los bancos o de instituciones como el propio ayuntamiento

La juventud sin trabajo y sin recibir ninguna renta.

Jubilados que con sus exigüas pensiones tienen que mantener familias enteras

Explotaciones agrarias y ganaderas, desplazadas por la agricultura industrial a gran escala y las multinacionales de la alimentación, malviviendo a duras penas para sacar lo mínimo para subsistir, amenazadas de muerte por el tratado de libre comercio y poniendo en peligro la soberanía alimentaria.

Mujeres que siguen siendo consideradas como ciudadanas de segunda, a las que se les quiere negar el derecho a decidir, sufriendo la violencia machista y con condiciones laborales aún más precarias que las de los hombres.

Mientras, el verdadero poder, el que no se presenta a las elecciones, sigue enriqueciéndose y corrompiendo al poder político

El gobierno actual sigue trabajando para la oligarquías financiera, los intereses del capital y expoliando lo público. Han asumido la deuda privada,  la de los banqueros, la de las multinacionales, las de las eléctricas esencialmente, la de las constructoras y nos la hacen pagar a todos sangrando las instituciones, el dinero publico y los vacíos bolsillos de los trabajadores y trabajadoras. 

Sin grandes infraestructuras con las que saquear las arcas del estado  y la construcción especulativa a gran escala agotada, la oligarquía financiera y las multinacionales ahora tienen su mirada puesta en lo público como negocio, sin importarles la función social. Tienen su mirada en la sanidad, en las pensiones, en la educación, en los servicios sociales.

Han secuestrado nuestra democracia para los intereses de una minoría en contra de los derechos de la inmensa mayoría. No se presentan a las elecciones pero gobiernan nuestras vidas.

Pero no lo vamos a consentir. Nos vamos a rebelar. Porque este sistema que busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos nos lleva inexorablemente a una catástrofe medioambiental y social de alcance incalculable

Nos tendrán enfrente, estamos enfrente, lucharemos y luchamos por proteger y aumentar los derechos de la mayoría social, de la clase trabajadora. Luchamos por pan, trabajo techo. Luchamos por la dignidad