google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: IU denuncia el caos en el contrato del Servicio de Parques y Jardines Google+

20 de octubre de 2014

IU denuncia el caos en el contrato del Servicio de Parques y Jardines

El Ayuntamiento pagará 713.455€ al Grupo Raga por atrasos desde el año 2008

El Servicio de Jardines se ha gestionado con este contrato en el caos absoluto. Desde el año 2008 que está el Grupo Raga en la concesión, tres son los elementos de discusión permanente:

1. La cantidad de metros cuadrados que mantiene Raga en el inicio del contrato en el año 2008, que el topógrafo municipal cifró en 30.000 m2 más en el año 2012.

2. Las revisiones de precios a que tenía derecho Raga, que se saldó con una Sentencia a su favor en el año 2014 por valor de 135.000€ correspondiente a la revisión de 2010 y que se arrastra para el cálculo de atrasos desde entonces.

3. Los m2 que mantiene Raga fuera del contrato por sucesivos encargos que le ha hecho el Ayuntamiento y que no se han incluido en ningún modificado a pesar del Acuerdo Plenario de 2012 que así lo ordenaba.

En base a todo ello, el Ayuntamiento y Raga han llegado a un acuerdo con el beneplácito del Secretario y del Interventor para pagar a la concesionaria 713.455€ y liquidar las deudas presentes y futuras hasta el 31 de diciembre de 2014 por todos los temas de los puntos 1, 2 y 3.

Raga solicitaba algo más de un millón. Pero finalmente el Acuerdo, que tendrá que pasar por la autorización judicial, ha sido éste, con el compromiso de retirar las demandas que mantenía en el TSJ la concesionaria.

Desde el Grupo Municipal de IU, hacemos la siguiente crítica política:

1. El caos del Servicio de Parques y Jardines es patente. Sale de lo normal tener que pagar ahora esta cantidad por servicios prestados. Para comparar cantidades, diremos que el Servicio de Mantenimiento se contrató en 2008 con esta empresa en 851.000€. Pagar ahora por atrasos 751.455€ demuestra cierto caos.

2. El PP tiene una política de privatizaciones que son antieconómicas para el Ayuntamiento. La privatización del mantenimiento comenzó en 2003 con una cuantía económica de 450.000€ con la concesionaria Zamora Verde. Baste decir que en 2014 con las sucesivas ampliaciones, se reconoce un precio de 1.176.000€. El Ayuntamiento no dispone de capacidad técnica para controlar todos los servicios privatizados.

3. Las empresas concesionarias de servicios en Ayuntamiento no tienen control y hacen lo que les da la gana. La prueba es este contrato y el control de su plantilla. La oferta de Raga es adscribir al servicio 27 trabajadores como media al año. El Grupo de IU ha denunciado en repetidas ocasiones que la plantilla no llegaba a esa cifra, y que no se sustituían las bajas laborales, las vacaciones, los asuntos propios, etc. Y que, además, se estaba utilizando parte de la plantilla para otros trabajos derivados de contratos que obtenía Raga del Ayuntamiento, cosa absolutamente ilegal. Nunca se ha comprobado ni investigado por el Concejal de Medio Ambiente las denuncias de IU a pesar de las evidencias. IU también denunció que no se habían invertido los 500.000€ de las mejoras que ofreció Raga en 2008. El PP ha mirado para otro lado.

4. El Interventor a pesar de aceptar las pretensiones de Raga, ya que son trabajos que ha realizado al menos de forma teórica, dice que se den las órdenes oportunas para que Raga no realice ningún trabajo de mantenimiento y limpieza fuera del contrato a partir del 1 de enero de 2015. ¿Qué pasará con los 50.000m2 que hace Raga fuera del contrato?

En definitiva,  el contrato de mantenimiento de Jardines está caducado desde enero de 2014, y se mantiene un acuerdo de Pleno para que el servicio continúe sine die hasta la nueva licitación.

El Interventor da por hecho que en este mandato ya nada se hará al respecto, llegando a junio de 2015 en esta situación caótica; por ello dice que se den las órdenes oportunas para que Raga no mantenga zonas fuera del contrato, lo que podría provocar incidencias de salubridad pública.

Por otra parte, el PP, ni se preocupa ni se ocupa del seguimiento del servicio en temas de personal, lo cual es muy preocupante teniendo en cuenta que es un contrato en el que la mayor parte del dinero se lo llevan los medios humanos.