google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: Cuarta ubicación para los bomberos después de 30 años Google+

24 de octubre de 2014

Cuarta ubicación para los bomberos después de 30 años

IU dice que el PP sólo hace propaganda electoral sin resolver los problemas

Los bomberos están recorriendo toda la ciudad para ubicar su cuartel general. Desde los tiempos del PSOE a los tiempos que se hacen eternos del PP, ya son cuatro las parcelas que desde el Plan de Urbanismo de 1986 se han destinado para este fin. Y sólo cabe desilusión. Las condiciones en la Antigua Estación de Autobuses son penosas, pero ahí siguen viendo pasar las propuestas con mucho escepticismo, después de 26 años. La última es una parcela, junto al Decathlon y junto a la primera ubicación. 30 años para volver a empezar. La política en Zamora, un círculo dónde el burro tira de la noria

El Cuartel de Bomberos es un ejemplo de cómo se marea la perdiz en el Ayuntamiento de Zamora con relación a las instalaciones municipales. Las propuestas surgen sobre todo en época electoral para después olvidarse de ellas. Algún día, por supuesto, se hará el edificio para los bomberos, o se remodelará el Banco de España para la Policía, o se ampliará el Museo de Semana Santa, o se rehabilitará el Puente de Piedra. Algún día. Pero mientras tanto se ha perdido el tiempo, en ocasiones el dinero y sobre todo se habrá ganado las desconfianza de la gente. Un ejemplo sin duda son los bomberos de la ciudad. Vamos a hacer un repaso de todas las ubicaciones que se han propuesto.

La primera: junto a la rotonda del Sancho.

Era la propuesta del Plan de Urbanismo de 1986. Una parcela propiedad del Estado y dónde hoy apenas hay algunos servicios de conservación del Ministerio de Fomento. Gran parte de esa parcela de algo más de 3.000 m2 está a día de hoy por desgracia sin edificar. El Plan comenzó a fraguarse nada más tomar posesión el PSOE de la Alcaldía, con un gobierno en Madrid del mismo color. 

El Plan de Urbanismo de 1986 se caracteriza por la incidencia en el crecimiento norte / sur de la ciudad. Había que crecer por La Alberca y los planes parciales del norte, con su polígono industrial; y por el sur con el desarrollo del Barrio de Pinilla, Cabañales y San Frontis.

Eran las épocas en las que los terrenos simplemente eran públicos y no se incidía en la propiedad de otras administraciones públicas. Posteriormente surge en España un verdadero gobierno de taifas. Las parcelas del Estado del Estado dejaron de estar disponibles para las administraciones locales. Probablemente haya sido la mejor propuesta de ubicación.

La segunda: en Benedictinas.

Conseguida la Alcaldía por Antonio Vázquez en 1995, el PP decide hacer un nuevo Plan de Urbanismo. La parcelas del Estado en el primer Polígono Industrial de la zona norte, La Hiniesta, ya no valía. Había que dar un sello popular a la nueva ubicación de los bomberos. Y se eligió la zona este, el Alto de los Curas por dónde el Plan fraguaba la máxima especulación urbanística al amparo de la nueva Ley del Suelo de Aznar. El Plan Parcial Benedictinas, que logró cambiar el trazado de entrada de la Autovía de Toro para despejar los terrenos y conseguir el máximo de edificaciones, se hizo protagonista.

Los bomberos irían allí, en una parcela de dotaciones comunitarias de 3.629 m2. La entrada de la autovía, los dos carriles hasta el Alto de los Curas y la amplia la Avenida de Valladolid en paralelo a la vía del tren con cuatro carriles, hacía del lugar una buena elección. No era mala, pero el tiempo se iba perdiendo.

La tercera: en la Carretera de la Aldehuela.

Incomprensible decisión del Plan de Urbanismo de 201, y más pérdida de tiempo. Para rizar el rizo, se elige una ubicación compartiendo instalaciones con la Policía Municipal y en suelo inundable -al menos la mitad- de la parcela de 20.000m2. Esta parcela se ubica en el Plan de la Aldehuela promovido por la Diputación Provincial, en el que se iba a hacer un Campo de Golf, hoteles, un polideportivo, etc. La Diputación entre el traslado de los burros a Madridanos, estudios para su campo de golf, etc. lleva gastados más de un millón de euros. Pero al final, otra vez, tirar el dinero público en proyectos fantasma.

La falta de desarrollo del Plan a cargo de la Diputación, hace que decaiga de nuevo la propuesta para la que ya se había realizado un Anteproyecto en algunos planos que costaron 3.000€. Pérdida de tiempo y pérdida de dinero.

La cuarta: una parcela de La Hiniesta II.

Volvemos casi al inicio de tres décadas atrás. Pero la parcela inicial del Estado, desocupada en un 70%,  parece inviable por la falta de colaboración institucional. Por eso hay que elegir una parcela del Ayuntamiento producto de las cesiones obligatorias del Plan Parcial La Hiniesta II promovido por SEPES (Estado) para dotar de suelo industrial a Zamora.

La nueva ubicación tendrá salida hacia el Corredor de Roales en un punto situado a 350 metros al norte de la Rotonda del Sancho, y por la carretera que nos lleva a las instalaciones de Decathlon. No es mal lugar. Pero como decimos peor que la primera ubicación.

Que sea en precampaña electoral de las elecciones de 2015, no ayuda. La Alcaldesa lo ha vendido como un éxito. Pero no explica el cambio. ¿Por qué antes en la Carretera de La Aldehuela era el lugar más idóneo? ¿Acaso le ha dicho el Presidente de la Diputación, Fernando Martínez, que finalmente no se va a desarrollar su proyecto de golf, hoteles y zonas deportivas, y en consecuencia tampoco la parcela que se había señalado como cesión al Ayuntamiento de Zamora?

Lo que decimos, Zamora se ha convertido en una noria que hace círculos para ir siempre al mismo sitio. O Sísifo que llevaba la piedra de los bomberos arriba, para bajar una y otra vez.  Vuelta a empezar.