google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: IU ve imprescindible y urgente hacer un nuevo Plan del Casco Histórico Google+

11 de julio de 2014

IU ve imprescindible y urgente hacer un nuevo Plan del Casco Histórico

AYUNTAMIENTO. URBANISMO

El convenio para hacer los miradores sobre el Duero anulado por los tribunales

El Plan Especial del Casco Histórico (PECH) ha cumplido 14 años. Una edad como para rehacerlo de nuevo. Especialmente porque el Casco se despuebla, se abandona y está quedando como un museo estático, sin vida y sin desarrollo. El PECH ha dejado de ser una herramienta útil para Zamora y se ha convertido en un lastre; en algo no sólo ya inútil, sino en una losa que amenaza la economía municipal y el mantenimiento de muchas expectativas. El Tribunal Superior de Justicia acaba de dar la puntilla de muerte al PECH. El Ayuntamiento debe ponerse las pilas

En efecto, el TSJ ha anulado la ficha que permitía y facilitaba disponer de un mirador sobre el Duero de casi 200 metros, como continuación del Mirador del Troncoso. Anula la posibilidad de hacerlo a través de un convenio entre el Ayuntamiento y las congregaciones religiosas que allí existen.

Lo que decía el Plan Especial: convenio para abrir un gran mirador sobre el Duero

El Plan establecía abrir una franja de entre 15 y 25 metros de ancho entre la Muralla y los conventos existentes, sobre la Avenida de Vigo y con vistas al Duero. Una posibilidad magnífica que hemos tratado desde las páginas de El Día de Zamora. Una situación urbanística única, que permitiría disfrutar a todos los zamoranos de un nuevo entorno,  muy atractiva para atraer turismo, y que haría de Zamora una ciudad conocida además de por el románico y su Catedral, también por los miradores sobre el Duero, que en esta zona alcanzarían los 200 metros hasta la Cuesta de los Pepinos donde podría desembarcar.

Hay que decir también que esta posibilidad ya la contemplaba el Plan de Urbanismo de 1986. Es decir, hace casi 20 años se programó la ocupación de estos terrenos, pero como casi siempre pasa en Zamora los gobiernos municipales no se han ocupado de llevarlo a la práctica.

Lo que dice la reciente Sentencia del TSJ

Admite la posibilidad de los ayuntamientos de programar urbanísticamente la ciudad. Así lo dice la Ley de Urbanismo de Castilla y León de 1999 y las leyes estatales del suelo anteriores. Pero aunque es difícil de admitir, al parecer hubo un error en las dos fichas urbanísticas que estableció el PECH para liberar la Muralla y hacer un gran parque-mirador, ya que establecía que el sistema debía de ser por convenio, es decir, imponiendo un acuerdo entre Ayuntamiento y las congregaciones.

Y resulta que el “convenio” no era una figura contemplada en la Ley de Urbanismo de 1999. Las fórmulas de actuación legal eran el concierto, la expropiación o la ocupación directa, pero nada se dice de convenios. Conclusión: un error técnico que ha estado ahí 14 años sin que nadie se diera cuenta y que ahora echa por tierra la ficha en sus aspectos formales.

Es verdad que el fondo, la posibilidad de hacer el pasillo de espacio público a modo de corredor, sigue existiendo. Pero al anular la fórmula legal, y teniendo en cuenta que el Plan está completamente amortizado después de 14 años, se hace necesario e imprescindible confeccionar un nuevo Plan Especial del Casco Histórico que dé configuración legal a estas fichas y que dinamice poblacionalmente y económicamente la zona histórica de la ciudad.

Inactividad del Ayuntamiento

El Recurso ante el TSJ que hace dos años planteó la Congregación Misioneras Cruzadas de la Iglesia, se hacía contra el Plan General de Ordenación Urbana de 2011por considerar que este último asumía todas y cada una de las determinaciones del Plan Especial del año 2000. Y, en efecto, así es al ser el Plan del Casco una parte del Plan General.

Lo que hay que agradecer a la congregación religiosa es que no atacara jurídicamente el fondo de la ficha, es decir, la apertura de los miradores, puesto que se constata también en la Sentencia la inactividad del Ayuntamiento a la hora de desarrollar el Plan.

El PECH tenía dos fases programadas de 4 años cada una, plazos que se han sobrepasado con creces y que podrían llevar a la anulación de muchas de las fichas que impusieran restricciones de derechos urbanísticos, expropiaciones, etc.

Las consecuencias en la avenida de la Feria

La inactividad del Ayuntamiento se ha esgrimido por dos propietarios de inmuebles en la Avenida de la Feria a la hora de reclamar expropiaciones. El PECH contemplaba que antes de 2008 deberían haberse ejecutado todas las expropiaciones de la Avenida de la Feria para despejar la Muralla. Las expropiaciones sólo se hicieron en parte.

Los Juzgados dieron la razón a dos particulares que reclamaron esa expropiación. Una de ellas, la del número 11, una vez que los particulares la consiguieron por sentencia fue valorada por el Ayuntamiento en nada menos que 1.224.000€, cifra que aumentará considerablemente al haber reclamado los vecinos al Tribunal de Valoraciones de la Junta de Castilla y León. Y el Ayuntamiento sin un duro y arruinado

Un Plan completamente agotado

Después de 14 años cualquier Plan lo está. En el cuadro elaborado por el Grupo Municipal de IU se observa que algunas cosas sí se han conseguido, como las pavimentaciones al menos en su cuantía económica y con fondos europeos. En parte también la rehabilitación de la Muralla, aunque queda mucho por hacer. En este último aspecto, no hay que olvidar que la Muralla es propiedad del Estado, no del Ayuntamiento, y que hay que exigir en estos momentos al Gobierno de Rajoy fondos para ello.

Pero hay dos problemas muy importantes. Uno son las expropiaciones de inmuebles adosados a la Muralla, y que como vemos no salen gratis. Se perdió la gran oportunidad de los convenios urbanísticos para transferir la edificabilidad a otras zonas. El Ayuntamiento no dispone de fondos, por lo que parece imprescindible buscar en Europa fuentes de financiación.

El otro problema es la huida de población y de negocios del Casco Histórico. El Plan contemplaba muchas Áreas de Rehabilitación Integradas para fijar población; ello significaba inyecciones de dinero para que la gente arreglara sus viviendas del mismo modo que se ha hecho en el ARI de los Bloques. Nada se ha hecho en ese aspecto y la gente se ha ido porque las casas se arruinan.

Hay que decir también que la construcción en el Casco tiene dos añadidos económicos para los particulares: el obligado estudio arqueológico a su costa, y que muchas viviendas están catalogadas con el nivel 5 de protección, lo que obliga a reconstruir las fachadas como están a día de hoy.

Un nuevo Plan para salvar el Casco basado en la rehabilitación de las viviendas

La rehabilitación de viviendas debe ser el factor fundamental. Pero también existen en el actual Plan factores que han imposibilitado la construcción y que deben corregirse. En ocasiones los Estudios de Detalle que se programan son excesivamente amplios afectando a muchas viviendas de manera conjunta, lo que hace más difícil su desarrollo. Es lo que sucede con los Estudios de la Calle Balborraz y Zapatería.

Hace dos años el Ayuntamiento se gastó 21.000€ en un contrato menor para hacer un avance de un Plan del Casco. Después vino el Plan de Ajuste que se lo llevó por delante. Hoy debería ser una prioridad política. Desde luego para IU lo es, ya que es fundamental a la hora de fijar población, dinamizar económicamente la zona y potenciar el turismo con lo que aquí hay: monumentos y río.

Es tiempo de una nueva política, con gente nueva en el gobierno del Ayuntamiento que haga posible que todo lo viejo y caducado sea un recuerdo.