google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: IU apuesta por la rehabilitación de viviendas como motor de creación de empleo Google+

25 de julio de 2014

IU apuesta por la rehabilitación de viviendas como motor de creación de empleo

AYUNTAMIENTO. VIVIENDA

Zamora como ciudad compactada ahorraría dinero en servicios

Los que han gobernado España y Zamora durante los últimos años, fomentaron una enorme burbuja inmobiliaria que nos ha dejado ciudades insostenibles, exceso de viviendas vacías, desahucios y un modelo para no repetir nunca. Ahora el PP, ante la ausencia total de construcción, intenta rectificar con su Plan Estatal de Fomento del Alquiler y Rehabilitación de Viviendas 2013/2016. Absolutamente insuficiente. Después de quemar todas las naves la medicina tiene que ser mucho más contundente. La rehabilitación produce tres veces más empleo que la construcción. Así debió ser dos décadas atrás

Hace un año, el Gobierno de España publicó la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas. Como su nombre indica, su intención es inyectar dinero para promocionar la rehabilitación de viviendas como medida más importante. El desarrollo de la Ley tiene que hacerse a través de las Comunidades Autónomas necesariamente, y su gestión a través de los ayuntamientos.

Un año después, el Gobierno de Castilla y León aún no ha desarrollado el marco de acción, y tan sólo se anuncia para después del verano el debate del proyecto de ley en las Cortes bajo el título de Proyecto de Ley de medidas sobre rehabilitación, regeneración y renovación urbana, y sobre sostenibilidad, coordinación y simplificación en materia de urbanismo.

Los partidos mayoritarios apostaron por la burbuja

Se dice adiós al urbanismo expansivo por parte del PP y se da la bienvenida al camino que debió emprenderse hace veinte años. 

En Zamora se traduce en que debemos olvidarnos del Plan de Urbanismo que preparó el marco para la construcción de 40.000 viviendas, y centrarnos en consolidar y rehabilitar los miles de viviendas construidas hace más de treinta años. En definitiva, no construir obra nueva, sino mantener las que hay en buenas condiciones.

A nivel nacional, la burbuja se mantuvo e impulsó las Leyes del Suelo de 1996 y 2008.

El nuevo marco normativo es acertado pero de cuantía muy insuficiente

El cambio de rumbo del Gobierno de España es acertado aunque muy tardío, y se produce en una situación de colapso de la construcción y pérdidas de millones de empleos. Jamás el PP y el PSOE debieron fomentar en España hinchar la burbuja. Pero hay que dar soluciones ahora.

Según declaraciones del Gobierno de Juan Vicente Herrera se destinarán entre 15 y 20 millones al año a Castilla y León a través del Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria, y la regeneración y renovación urbanas (2013-2016). Se dedicará el 70 por ciento de los recursos a la renovación del parque de viviendas, y el 30 restante a facilitar el acceso mediante el alquiler. Durante esos tres años serían 60 millones de euros y la creación de 32.000 puestos de trabajo ligados a la construcción

La medida es loable, pero muy tardía y claramente insuficiente tanto en España como en Castilla y León.

En ciudades como Zamora en estos momentos es la única vía de creación de empleo, junto con el comercio y la hostelería. Hay muchas empresas en estos momentos en la ciudad de arquitectos e ingenieros que están esperando la salida de las normas en Castilla y León para que se concreten las subvenciones a particulares y empezar a trabajar. Mientras tanto, y hace ya un año que el Gobierno de Rajoy publicó la normativa estatal, todo está parado ya que los particulares no contratan rehabilitaciones.

IU apuesta por la rehabilitación de las viviendas que hay

España tiene más de 3.400.000 viviendas vacías. El último Informe del Ministerio de Fomento sobre vivienda nueva estima que el stock sin vender a 31 de diciembre de 2011 era de 678.038 en España y 40.620 en Castilla y León. En Zamora son más de 6.000 las viviendas vacías.

La obra nueva terminó en términos generales para muchos años. De forma complementaria a lo planteado, también el Estado y las Comunidades deberían pensar qué hacer con ese parque de viviendas vacías, muchas de ellas en manos de los bancos, teniendo en cuenta los escalofriantes datos de 2013: 50.000 desahucios, 40.000 de su vivienda principal. Sobran viviendas, y sin embargo hay muchas necesidades.

Algunas medidas necesarias

Debemos garantizar la función social de la vivienda, garantizando el acceso en alquiler de esas viviendas desde el control público y el interés general. El parque de viviendas públicas debe tener consideración de Servicio Público, tan importante como la educación o la sanidad.

Establecer una bolsa de viviendas bajo control público que estén destinados a dar habitación a quienes han sido expulsados de su vivienda. Las viviendas públicas o las protegidas no podrán ser vendidas a sociedades mercantiles privadas, ni a fondos de titulización, ni a fondos “buitre”, como sucede en estos momentos.

Izquierda Unida en sus documentos dice que la rehabilitación genera 3 veces más puestos de trabajo directos que la construcción de obra nueva. España tiene un porcentaje de inversión en Rehabilitación con respecto a todo el sector de la construcción del 28%, frente a una media europea del 41% y al de Alemania, donde la rehabilitación de vivienda alcanza el 56%.

En cuanto al empleo en el sector de la construcción en Castilla y León se ha pasado de un número de ocupados en este sector de 127.000 en 2008 a 67.800 en 2013.

Por eso decimos que el camino emprendo por el Gobierno es una clara rectificación de lo que hizo hasta ahora, pero en cuantía económica es insuficiente. La situación necesita un verdadero plan de choque.

Nuestro Grupo propone un modelo de Ciudad sostenible, porque frente a los despilfarros ambientales, sociales, culturales y económicos, que ha significado la burbuja inmobiliaria, apostamos por un territorio de verdad más sostenible, por una ciudad compacta capaz de repoblar nuestros centros históricos y revitalizar socialmente nuestros barrios.