google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: IU pide la destitución del diputado provincial Ángel Prada Google+

3 de junio de 2014

IU pide la destitución del diputado provincial Ángel Prada

DIPUTACIÓN. PLENO

El Pleno de la Diputación de Zamora ACUERDA:

Solicitar al Presidente de la Institución que retire de todos sus cargos de responsabilidad en la Diputación de Zamora al Diputado del PP, Don Ángel Prada Barrios, por haber sido señalado por la fiscalía del Tribunal de Cuentas y por la Territorial de Zamora, como presunto autor de un delito de prevaricación administrativa en beneficio de su hija, a la que contrató como Secretaria del Ayuntamiento que preside a pesar de que ella tenía otro puesto de trabajo como administrativa en el Ayuntamiento de Galende.

RAZON DE LA PROPUESTA

1. Hace casi un año ya hube de presentar una propuesta en el mismo sentido aunque por otros motivos.

2. En aquella ocasión las causas eran: que dimitiera o se destituyera, al Diputado Prada por:

2.1. Por estar denunciado como Alcalde de Rosinos de la Requejada al ordenar tirar una fuente de 100 años, construida en piedra y que era patrimonio etnográfico de la localidad….

2.2. Por haber consentido que durante unos 5 años, la Secretaria del Ayuntamiento, su hija, haya compatibilizado ese puesto de trabajo con el de administrativa en el Ayuntamiento de Galende, sin haber solicitado la compatibilidad, y debiendo saber ella, en calidad de Secretaria de Ayuntamiento, que ambos puestos no eran compatibles. Circunstancia que él tuvo que conocer igualmente en cuanto padre. .

2.3. Por marcar presuntamente papeletas de las elecciones municipales que su grupo repartía por los hogares de los pueblos que integran su Ayuntamiento, para saber así qué familias no le habían votado, asunto que acabó en los juzgados siendo sobreseído porque el número de papeletas marcadas aparecido no había influido en el resultado final en criterio de l a Junta Electoral. 

3. Aquella moción de IU para que dimitiera o fuera destituido, la liquidó el PP con el argumento de que eso eran cosas de la autonomía municipal en las que no debía entrar la Diputación.

4. Pero el asunto se ha agravado, no sólo para el presunto (que antes no había sido señalado por la justicia) sino para la imagen del PP en particular y de los políticos en general.

5. Ahora el Diputado Prada está bajo sospecha de haber cometido un ilícito penal, y quien lo afirma no es un miembro de un partido de la oposición, es nada menos que la fiscalía a la vista de la documentación que posee.

6. Por tanto corresponde a la institución provincial al menos retirar las responsabilidades que usted como Presidente le otorgó en su día, porque si sigue siendo de su confianza un presunto, bajo sospecha de cosas tan graves, es que usted antepone la imagen de su partido (diciendo “no pasada nada todos somos buenos”) a la de su provincia (que tiene el derecho a ser gobernada por gente al menos honesta).

7. En la petición de cese de hace un año, el Diputado Prada no negó ni uno de los hechos, limitándose a remitir al Diputado de IU al Ayuntamiento de Rosinos, por eso de la autonomía municipal (como si su pueblo tuviera derecho a ser una ciudad sin ley) y a contarnos el chiste de los perros comunistas y falangistas, chiste que por cierto le define y que por eso transcribimos al pie de la letra tal y como el lo narró.

8. Según consta en el acta de aquel pleno, parte de su respuesta fue la que sigue textualmente (el Sr. Prada llevaba el texto escrito) y que leyó dirigiéndose a mí:

“(Dijo el diputado Prada)

Tanto en mi trayectoria política como personal me puedo atribuir tres cualidades de las que estoy plenamente orgulloso: la honradez, la seriedad y el prestigio. Cualidades que se adquieren día a día y que, en su caso, salvo la honradez, que no la pongo en duda, dado que esas imputaciones no tienen nada que ver con mi forma de ser, desde luego la seriedad y el prestigio brillan por su ausencia en su persona.

A usted ya le conoce todo el mundo. Saben perfectamente como es y de qué pie cojea lo que provoca que nadie le haga caso. Su credibilidad es nula. A usted le pasa como a aquel maestro de pueblo que faltó un niño a clase y le pregunta al día siguiente:

-Oye Juanito ¿por qué no has venido ayer a clase?

-Es que nos parió la perra siete comunistas.

A la semana siguiente viene el Inspector y dice:

-Este chico que ha faltado y no tiene justificado.

-A ver Juanito, explícale al Inspector porque no has venido a clase la semana pasada.

-Es que nos ha parido la perra siete falangistas.

-Pero hombre si nos has dicho siete comunistas la semana pasada.

-Ya pero es que ahora han abierto los ojos.

Pues bien por si es tan necio que no lo ha entendido, los perros que abrieron los ojos somos todos los zamoranos que lo conocemos perfectamente.

Y le digo más. Dicen en mi pueblo que a un tonto cuesta mucho criarlo pero que después divierte bastante.
Muchas gracias.

9. Pero hay más, usted Sr. Martínez Maillo es también el Presidente del Partido Popular, y para el presunto caso de prevaricación administrativa y enchufismo descarado, copando puestos de trabajo, también, hubo de contarse con la colaboración necesaria del Alcalde de Galende, también del PP (y principal sospechoso del pliego amañado para conceder el Barco del Lago de Sanabria a una empresa amiga de sectores del PP), y usted dice que no sería noble por su parte usar su cargo de Presidente del Partido para obligar a sus militantes a comportarse bien. Pero esa conducta le convierte a usted, no en un padre bonachón de todos los suyos, sino en el padrino.

10. Tiene pues la obligación moral y ética, doble, de atajar y quitar prebendas a las ovejas negras de su partido, prebendas que en el caso del Diputado Prada suponen de momento 24.000 € para él en menos de tres años, sólo de la Diputación, y 14.000 € por kilometraje:

11. Supongo será duro para usted destituirle como lo es para mí denunciarle, pero cuando se asumen responsabilidades no hay otro remedio que cumplirlas por el bien de las gentes, de la democracia, de la justicia y de la ética política.

12. Retírele pues Sr. Presidente la responsabilidad por la cual el Diputado Prada gana al menos 347 € al mes sin ser digno de ello, y dejemos a criterio del presunto la posibilidad de dimitir en función de su dignidad