google-site-verification: googleaccd199c3d209369.html Izquierda Unida Zamora: Manifiesto 23 de abril. Villalar de los Comuneros Google+

23 de abril de 2014

Manifiesto 23 de abril. Villalar de los Comuneros

IU CASTILLA Y LEÓN. VILLALAR


Consecuentes con nuestro compromiso comunero y siguiendo la tradición por nosotros iniciada, un año más, Izquierda Unida de Castilla y León quiere seguir reivindicando una Comunidad histórica con unos criterios de justicia social e igualdad en un marco auténticamente democrático.

Guardar silencio ante la premeditada devastación que soporta Castilla y León nos situaría en una connivente complicidad con las fuerzas más reaccionarias de nuestra comunidad.

Pretender un manifiesto conjunto de todas las organizaciones políticas, sociales y sindicales, de larga trayectoria, que en su día tuvo el objetivo propio de rescatar y potenciar un sentimiento comunitario, hoy, carece de sentido. Reiteradas han sido las oportunidades desperdiciadas por quienes acatan de forma prioritaria las servidumbres que marca un inhumano capitalismo, fuente de la más cruel estafa a la mayoría de la sociedad, a la que exprimen sus valores con el fin de mercantilizar su tierra.
 
Hoy, se puede observar la enclenque salud de nuestra musculatura socioeconómica:

– Una cruel despoblación que responde a lo inhabitable de nuestra tierra por el cercenamiento
de las perspectivas de futuro.

– Un sector primario en permanente crisis de dependencia de la Unión Europea, que asola el
medio rural.

– Un tejido industrial de incipiente adolescencia con síntomas de raquitismo, que claudica por
las desventajas de un sector financiero esquilmado (nuestras desaparecidas cajas de ahorro) que vampiriza los recursos a su alcance y los extraídos mediante recortes en todas las esferas de los servicios públicos vinculados al bienestar social, ampliamente merecido: sanidad, educación, dependencia…

Una musculatura financiera liquidada en almoneda, responsable de la mayor debacle de la historia de la Comunidad, que, además de arruinar a sectores muy sensibles de la sociedad mediante truculencias infames, ha quedado inservible para su función de servicio, arrastrando a la debacle a amplios sectores económicos.

¿Qué nos queda?

RESISTIR Y REIVINDICAR, como en su día lo hicieran nuestros mayores, creando comunidades que planten cara a una Merkel, I ª de España y V ª de Alemania, carolina depredadora que remeda a aquel Carlos V, verdugo del movimiento comunero. Nos queda EXIGIR a la Junta de Castilla y León, que ha de estar al lado del pueblo o si no, haremos otra Junta más justa, más social, más igualitaria y democrática. Hemos sabido estar y lo lograremos.

¡Rebelaos! ¡Derechos ya!.

Villalar de los Comuneros,
23 de abril de 2014